Gregorio Pérez Companc, entre los cuatro de los cinco argentinos más ricos que perdieron cientos de millones

El año pasado fue duro. La crisis económica pegó fuerte, el peso se devaluó más del 100%, la inflación rozó el 50%, la pobreza aumentó. Pero, según se desprende del famoso ranking que hace anualmente la revista Forbes, el mal momento del país les pegó también a los que más fortuna poseen. Es que, según ese listado, cuatro de los cinco hombres más ricos de Argentina perdieron millones de dólares en el 2018. ¿Pasó lo peor?

Quien mejor lo definió fue Eduardo Constantini, el empresario dueño de Nordelta. “Muchos dejamos de ser billonarios”, se sinceró el hombre el año anterior. Ahora, la revista Forbes le dio la razón: en su listado de los multimillonarios (todos los que tienen más de US$ 1.000) no solo desaparecieron 12 argentinos menos, sino que al top cinco de patentados locales también les pegó la recesión.

Eduardo Eurnekian, Alejandro Bulgheroni, Gregorio Pérez Companc, y Paolo Rocca.

En la fortuna de Paolo Rocca, el dueño de Techint, se nota la crisis. El italoargentino, que en el ranking figura en el puesto 478 (y en la causa de los cuadernos), perdió U$S 800 en el 2018: su fortuna pasó de U$S 4.900 a U$S 4.100. A Alejandro Bulgheroni, en el puesto 715, dueño de Bridas, no le fue tan mal: pasó de U$S 3.100 a U$S 3.000. Para Eduardo Eurnekian no fue un buen año. De los U$S 2.700 que tenía en el 2018 pasó a U$S 1.600. Gregorio Pérez Companc, al frente del grupo Molinos, poseía U$S 1.800 y ahora tiene U$S 1.600.

Entre todos la pérdida es fuerte: U$S 2.200 en total, más dinero, por ejemplo, que el PBI de países como Belice o la República Centroafricana.

Comentarios

Comentar artículo