Historia de Escobar: Nuestra ciudad de Belén y su estrecha relación con los ferrocarriles

Este proceso comenzó de forma lenta pero progresiva en las postrimerías del siglo XVII y continuó con mayor vigor durante todo el siglo XVIII, con nuevos asentamientos de familias mediante el arrendamiento de tierras, permitiendo el establecimiento de las primeras chacras y estancias..

Recién a finales del siglo XIX, con la construcción de los ramales ferroviarios, que cubrían el trayecto Buenos Aires-Campana, habilitado al servicio en el año 1875 y, el otro, desde la estación Victoria hasta Coronel Zelaya, habilitado en 1892, se inició la ocupación de los territorios ubicados a la vera de las paradas o estaciones ferroviarias, instaladas a lo largo de esos ramales. El primer paso, consistía en mensurar y dividir esas tierras en manzanas, fraccionarlas a su vez en lotes y llevar a cabo el marcado de sus calles. Este trazado semi-urbanístico (nota 1), se efectuaba en un área limitada a los contornos de las estaciones. La venta de lotes, se realizaba mediante el remate público.

Este fenómeno comercial fue sin lugar a dudas un hecho significativo que permitió el asentamiento de nuevos grupos familiares en un limitado espacio físico denominados genéricamente como "pueblos". Estos pueblos generalmente tomaban el mismo nombre que las estaciones ferroviarias, como el caso de Garín o Ingeniero Maschwitz y, otras veces se colocaban nombres establecidos por los propietarios de las tierras: como Belén o Villa Matheu.

Comentarios

Comentar artículo